El término API es el acrónimo en inglés de Application Programming Interface y designa una interfaz que permite la comunicación entre diferentes aplicaciones a través del intercambio de datos.

Dado unos datos de entrada permite obtener nuevos datos de salida. Para hacer una analogía bastante simple, una API es un tipo de contrato entre dos sistemas y su documentación especifica los términos.

Estas interfaces se han convertido en la piedra angular de las aplicaciones modernas.

La rápida evolución de estas tecnologías y su papel principal los convierten en productos por derecho, en cuyo ámbito los Product Managers pueden intervenir y poner en práctica su metodología.

Para ampliar esta definición: