ALBERICH:

¿Qué es eso, criaturas escurridizas, que tanto brilla y resplandece allí?

LAS TRES HIJAS DEL RIN: 

¿Tú de dónde sales ignorante? ¿No has oído hablar del Oro del Rin?

Un design system es como el oro del Rin (la ópera y el objeto): como pasa con la ópera, a todo el mundo le suena, pero solo unos pocos saben bien de qué va el asunto; y como pasa con el objeto: todos quieren tenerlo porque creen en sus propiedades mágicas para tener el control sobre las cosas. Cosas de los mitos.

A diferencia del oro del Rin, el design system no es custodiado por tres ondinas en lo más profundo de un río, sino todo lo contrario.

El conocimiento necesario para construir un design system es de acceso público, lo cual nos hace pensar que, como ocurre con casi todas las herramientas con las que trabajamos en el campo de diseño de producto, no importa qué es la herramienta en cuestión si no cómo se utiliza.

El oro del Rin no es nada si no lo transformas en el famoso anillo del nibelungo que te ayuda a dominar el mundo… o bueno, la situación en este caso, no nos vengamos tan arriba.

Un sistema sobre otro sistema

La epicidad del asunto termina pronto cuando se descubre que el design system, por sí solo, tiene escaso poder transformador.

No hay oro mágico detrás, no hay una solución maestra que alinee a los equipos a través de un listado de componentes.

El qué del design system no hace milagros, ¿está la magia entonces en cómo se construye y cómo se utiliza?

Podemos decir que el design system está compuesto por dos dimensiones: lo tangible y lo intangible.

  • Lo tangible es el qué. Son los activos de marca, principios de diseño, la biblioteca de componentes y la documentación correspondiente.
  • Lo intangible es el cómo. Son los procesos y la gobernanza.

Desarrollar un design system es una tarea que trasciende el qué y entra de lleno en el terreno del cómo:

  • cómo es la colaboración, interacción y comunicación entre los equipos;
  • cómo se enfrentan diseñadores y desarrolladores al lanzamiento o el escalado de un producto;
  • cómo entienden unos el rol de los otros en la compañía y cómo se posicionan a sí mismos dentro de ésta y sobre todo,
  • cómo mejorar todos estos aspectos.

Es necesario construir un sistema alrededor del sistema para que se produzca un cambio.

Un qué sin un cómo nos va a dejar una bonita librería con una magnífica documentación y escaso valor para el equipo y la compañía.

ideas-blog-de-product-management

Un design system es una herramienta de transformación siempre y cuando los procesos y la gobernanza acompañen a la librería y a la documentación.

La ópera dice que aquel que desee forjar el anillo debe renunciar al amor. Permitidme seguir con la analogía que ya se me está yendo de las manos:

Una revisión y puesta a punto de los procesos de un equipo y la introducción de una nueva herramienta seguida de una nueva metodología de trabajo, se va a encontrar necesariamente con resistencias y fricciones, pero en nuestro caso esto no significa que debamos renunciar al amor… al amor de nuestro equipo, se entiende.

El qué, cómo… ¿quién? del design system

Voy a citar el libro El Product Design en organizaciones con productos digitales, que si no has leído ya, deberías descargar y leer

frase-product-management

La figura del DesignOps es la de un diseñador que asegura que las mejores prácticas y procesos de diseño sean reconocidos dentro de la empresa. El DesignOps es responsable de auditar, definir e implementar un proceso de diseño de producto. Puede facilitar la implementación del Design System para ganar eficiencia y elaborar fuentes de datos accesibles para todos.

Ya tenemos el quién: un perfil que entiende la práctica del diseño y que tiene el foco puesto en los procesos.

Alguien que entiende y sabe comunicar dónde está el valor de un proceso de diseño eficiente y puede identificar en qué áreas existen posibilidades de mejora para provocar mayor impacto en las organizaciones y que a su vez es consciente de las problemáticas y frustraciones a las que se enfrentan los equipos en su operativa diaria.

Aquí tenemos al orfebre que va a transformar el oro en anillo.

Hay dos aspectos de la filosofía de Thiga que entran en juego en el proceso de desarrollo e implementación de un design system:

  1. Una apuesta en el poder de los consultores como agentes de cambio dentro de las organizaciones, un motor que, desde la práctica, genera un impacto positivo en los equipos.
  2. Entender la implementación de un Design System como la creación de un nuevo producto que debe satisfacer las necesidades de un grupo determinado de usuarios (diseñadores y desarrolladores en este caso) y aportar valor a lo largo del tiempo.

Entonces… ¿es posible tener el anillo y conservar el amor de los equipos? Creo que sí, creemos que sí, con la comunicación como herramienta clave.

La clave del éxito de un Design System

Simplemente, reside en la capacidad del equipo para incitar a los interesados a utilizarlo.

Decía antes que lo tangible, el qué de este asunto tiene poco valor si no existe un cómo (intangible) que lo acompañe.

ideas-blog-de-product-management

Este cómo debe estar presente desde los primeros pasos del proyecto: para crear un design system que aporte valor a las partes es fundamental entender el estado actual de las cosas y esta primera fase es una oportunidad de oro para involucrar a las partes interesadas.

Comprender cómo trabajan los equipos y cómo se relacionan entre sí para identificar los problemas que se pueden abordar y cómo hacerlo, conocer a las personas que componen estos equipos y recoger no sólo sus capacidades y las limitaciones a las que se enfrentan, si no también sus comentarios y sugerencias.

Todo esto es clave para que tanto los miembros del equipo como los del grupo objetivo se sientan escuchados y partícipes del proceso.

Una vez realizado este diagnóstico, hay que:

  • Definir y priorizar los objetivos.
  • Determinar el alcance del proyecto.
  • Establecer y compartir los criterios para que el sistema cumpla con los propósitos esperados.

Para asegurar la implicación de las distintas partes interesadas es importante:

  • Promover el sistema internamente mediante talleres y demostraciones.
  • Hacer uso de herramientas colaborativas de comunicación para visibilizar tanto los pequeños avances como los grandes hitos alcanzados.
  • Organizar encuentros formales entre el equipo que trabaja en el design system, los usuarios y las partes interesadas para discutir el estado del sistema y compartir las métricas relativas al uso del mismo (reducción de las incoherencias en el producto, reducción del time-to-market y del time-to-impact, aumento del tiempo dedicado a product discovery, etc.)

De esta manera, demostramos con datos que el esfuerzo que supone construir y mantener un design system es beneficioso para todas las partes.

Si aseguramos la utilidad y plena adopción del design system por parte de los equipos, conseguiremos que se le asignen recursos, lograremos exponer sus ventajas, mediremos su repercusión para mejorarlo, y conseguiremos que, como en la ópera, el oro ya transformado en anillo vuelva al lugar donde pertenece: al core del equipo. 

Historia de Product en Wondo

Más contenido interesante:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter «A Product Letter»

Suscríbete para reflexionar sobre producto el primer martes de cada mes.